Ruta de norte a sur - 206.00 Km -


Lleida es una ciudad situada en la Depresión Central, capital de la comarca del Segrià, de la Veguería de Ponent, cabeza del partido judicial y sede del Obispado de Lleida y con unos 140.000 habitantes. Una capital que a través de su legado histórico, cultural, su gastronomía, su comercio... nos permite un agradable descubrimiento. La ciudad ofrece muchas posibilidades de conocer la historia y la cultura a través de sus monumentos, encabezados por el más emblemático de la ciudad, la Seu Vella (catedral antigua), edificio románico-gótico que corona la ciudad. El Castillo del Rey y el castillo templario de Gardeny, el Palacio de la Paeria (sede del Ayuntamiento), el antiguo Hospital de Santa Maria (gótico, actual Institut d’Estudis Ilerdencs), la Catedral Nueva de Lleida (barroca), los edificios modernistas y las iglesias medievales de Sant Llorenç y Sant Martí constituyen también visitas más que recomendables. El Museo de Lleida Diocesà i Comarcal, el Museo de Arte Jaume Morera, el Centro de Arte La Panera, el Roda Roda (que exhibe coches y motos de época) y el Museo del Agua configuran también un abanico de espacios culturales de gran interés. En cuanto a los espacios naturales, el parque fluvial de La Mitjana, la canalización del río Segre y los Camps Elisis invitan a agradables paseos. Como capital con buenas conexiones, saldremos de Lleida por la la C-12, que en sólo 26 km nos permitirá llegar a Balaguer. Una carretera rápida y transitada. Muchas rectas y un entorno más de secano.

 

Balaguer, capital de La Noguera, con 17.000 habitantes aproximadamente, es el segundo municipio en población de la provincia. Destaca la iglesia gótica de Santa Maria, el santuario del Sant Crist, el convento de Sant Domènec y el antiguo cenobio de Santa Maria de les Franqueses. Aparte de los edificios religiosos, son también interesantes el centro histórico, la emblemática plaza del Mercadal, los restos del Castell Formós, las murallas góticas, el Museo de la Noguera (arqueológico) y el curioso Centro de Interpretación del Oro del Segre. Podemos visitar estos espacios, ya que nos vienen de paso, y así tener una perspectiva de Balaguer y su historia antes de tomar la carretera C-13 que nos ha de llevar a Fontllonga, pueblo vinculado a Camarasa, a través de 33 km de carretera divertida y en un entorno de pantanos que nos adentrará en la sierra del Montsec. Siguiendo por la C-13 en un marco perfecto y vistoso seguiremos durante unos 29 km atravesando todo el Montsec hasta alcanzar Tremp. Antes, pero, habremos pasado por la Baronia de Sant Oïsme, un pequeño conjunto de edificios dominado por la iglesia románica de Sant Bartomeu y los restos del antiguo castillo de Sant Oïsme, con su singular torre redonda.

Tremp es la capital de la comarca del Pallars Jussà, con unos 6.300 habitantes. El municipio se extiende entre la zona del Prepirineo catalán, al oeste de la cuenca del río Noguera Ribagorçana, y al este del Noguera Pallaresa. El núcleo central del municipio está situado sobre una pequeña meseta dentro de la cuenca de su mismo nombre, a 468 metros de altura sobre el nivel del mar. La Conca de Tremp, o Conca Deçà, constituye una comarca natural, delimitada por las sierras y montañas de Montllobar (1.125 m), Lleràs (1.678 m), Comiols (1.356 m), Sant Gervàs (1.834 m), Boumort (2.070 m) —con una gran riqueza faunística (ciervos, rebecos, buitres, quebrantahuesos, etc.)— y Montsec d’Ares (1.678 m). Siguiendo por la C-13 y cruzando el pantano de Sant Antoni en un entorno ya de Prepirineo, continuaremos la conducción durante unos 13 km de buen asfalto y llegaremos a la Pobla de Segur.

En La Pobla de Segur, municipio de la comarca del Pallars Jussà, nos podemos detener para hidratarnos o relajarnos. Aquí es interesante visitar la Casa Mauri, de estilo modernista, y el Espacio Raier (Almadiero), para conocer quiénes eran los almadieros, su historia y la dureza de su oficio. Atravesaremos el término de nordeste a noroeste, pasando por el centro, siguiendo la carretera N-260, que comparte trazado con el anterior. Ahora bien, una vez en la Pobla de Segur, esta carretera cruza plenamente el núcleo urbano, y cuando llega al extremo sur de la ciudad, una vez superado el río Flamisell, sigue la orilla derecha de este río, aguas arriba, y nos conduce a Senterada y el Pont de Suert. Nosotros proponemos seguir la ruta por la N-260, pero también existe la opción de tomar la L-503 y adentrarnos en la Vall Fosca y disfrutar del paisaje, los pueblos y los lagos anteriores a la entrada del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (con un espectacular teleférico que sube de Sallente, a 1.770 m, hasta el Estany Gento, a 2.154 m, en 10 minutos). Considerando pero que esta última es una carretera sin salida, seguimos la N-260 que, de nuevo, con un tramo de hermosas curvas y buen asfalto, nos lleva hasta Sort.

Sort, pequeña capital de comarca con unos 2.300 habitantes, tiene como principal recurso la naturaleza y el río, la Noguera Pallaresa. En la ciudad, considerada uno de los centros neurálgicos de los deportes de aventura del Pirineo, encontramos espacios curiosos como la Prisión-Museo Camino de la Libertad, que forma parte del proyecto "Perseguidos y salvados" impulsado por la Diputación de Lleida y que recupera las rutas catalanas de fuga del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial. Últimamente también es conocida por la lotería (La Bruixa d’Or), ya que mucha gente se detiene para hacer honor al nombre del municipio. En este punto recuperaremos la C-13 que en un tramo de unos 14 km nos llevará ya a pleno Pirineo por carreteras de curvas, estrechas y con magníficas vistas. Nuestra próxima parada será Llavorsí.

Llavorsí es un pequeño pueblo de poco más de 350 habitantes atravesado por el río Noguera Pallaresa y situado en la cabecera de las Valls d’Àneu. Está situado en la Vall d’Aurati y ofrece una bella panorámica de las montañas que la rodean. Las actividades de turismo activo dan vida a esta población bien conocida por el Concurso de Perros de Pastoreo que tiene lugar en el mes de agosto y caracterizada por un paisaje montañoso y abrupto, típicamente pirenaico. Adentrándonos en el Pirineo y en los puertos de montaña, tomaremos la carretera local L-504, que en 20 km de ruta plenamente pirenaica nos conducirá hasta Tavascan rodeados por prados y bosques de montaña y cruzando varias poblaciones como Esterri de Cardós, con la interesante iglesia románica de Santa María.

Tavascan es un pueblo de menos de 100 habitantes del término municipal de Lladorre, en la comarca del Pallars Sobirà. Está situado a la derecha del río de Lladorre y a la izquierda del de Tavascan (tramo superior de la Noguera de Cardós), justamente en el interfluvio de los dos ríos. Está en una ladera, entre 1.106,9 y 1.154,5 metros de altitud y con excelentes vistas panorámicas. Se trata de un pueblo de arquitectura pirenaica, que nos ofrece una iglesia destacada, Sant Bartomeu, un precioso puente románico y, muy cerca, una visita curiosa: la central hidroeléctrica subterránea de Tavascan. Recularemos nuevamente por donde hemos venido haciendo una excursión y una vez en Llavorsí tomaremos de nuevo la C-13 para hacer los últimos 20 km de Pirineo en dirección norte que nos llevarán hasta Isil. Por el camino, ya en las Valls d’Àneu, encontramos varios nucleos pirenaicos como Esterri d'Àneu, agradable población donde podemos visitar el casco antiguo, el puente románico, la iglesia parroquial o la sede central del Ecomuseo de las Valls d’Àneu, creado para preservar el patrimonio cultural y etnológico de la zona.

Isil es un pueblo de tipología plenamente pirenaica del término municipal del Alt Àneu, en la comarca del Pallars Sobirà. Situado en el curso del Noguera Pallaresa, en ambas riberas del río, el cual, además, forma una especie de isla justamente en aquel lugar. En esta "isla" se encuentran la iglesia de la Inmaculada (gótico tardío), la Casa rectoral o Abadía, y la iglesia de Sant Joan (románica), construida en las afueras. Precisamente por San Juan se celebra la fiesta de las fallas (bajada nocturna de antorchas de origen ancestral), las más famosas del Pallars Sobirà. Está a 1.163,4 metros de altitud y será un lugar perfecto para descansar y relajarse de la jornada moturista.



Comentarios